lunes, 19 de febrero de 2018

Valentín Aguirre, 11°. El mejor de los 6

El Turismo Carretera pasó por Viedma, capital de la provincia de Río Negro, en la apertura del campeonato 2018. De los 6 representantes de Arrecifes, Gastón Aguirre, undécimo, fue el mejor clasificado en la final.

El paso a paso a lo largo del fin de semana de cada uno de los pilotos del “pago”:

Valentín Aguirre (Dodge N° 133)

1er entrenamiento: 15° con 1:32.114 (a 1.509 del 1°)
1ra clasificación: 17° con 1:31.761 (a 1.093 del 1°)
2do entrenamiento: 25° con 1:31.524 (a 1.046 del 1°)
Clasificación general: 7° con 1:30.982 (a 0.529 del 1°)
Serie: 3° (largó 3)
Final:  11° (largó 8)

Norberto Fontana (Chevrolet N° 19)

1er entrenamiento: 19°  con 1:32.267 (a 1.662 del 1°)
1ra clasificación: 24° con 1:32.133 (a 1.465 del 1°)
2do entrenamiento: 26° con 1:31.525 (a 1.047 del 1°)
Clasificación general: 17° con 1:31.344 (a 0.891 del 1°)
Serie:  7° (largó 6°)
Final: 13° (largó 19°)

Fontana: "pudimos avanzar bastante y terminamos sumando bien, fuimos de menos a más el fin de semana acomodando el auto. Ahora, a seguir trabajando con todo el equipo de AlifracoSport."

Nicolás Trosset (Dodge N° 88)

1er entrenamiento: 33° con 1:33.492 (a 2.887 del 1°)
1ra clasificación: 40° con 1:33.570 (a 2.902 del 1°)
2do entrenamiento: 40°  con 1:32.472 (a 1.994 del 1°)
Clasificación general: 38° con 1:32.201 (a 1.748 del 1°)
Serie: 13° (largó 13)
Final: 19° (largó 38)

Trosset: "Largamos 38 y llegamos 19 en mi retorno al TC. Cumplimos el objetivo de ver la bandera, y sumar algunos puntos."

Juan Tomás Catalán Magni (Dodge N° 53)

1er entrenamiento: 22° con 1:32.381 (a 1.776 del 1°)
1ra clasificación: 19° con 1:31.783 (a 1.115 del 1°)
2do entrenamiento: 38° con 1:32.345 (a 1.867 del 1°)
Clasificación general: 29° con 1:31.783 (a 1.330 del 1°)
Serie : 8 (largó 10)
Final: 21° (largó 22)-toque de Nicolás Bonelli-

Agustín Canapino (Chevrolet N° 19)

1er entrenamiento: 41° con 1:38.621 (a 8.016 del 1°)
1ra clasificación: 14° con 1:31.626 (a 0.958 del 1°)
2do entrenamiento: 20° con 1:31.393 (a 0.915 del 1°)
Clasificación general: 5° con 1:30.910 (a 0.457 del 1°)
Serie: 9 (largó 2°)
Final: 22° (largó 26)-caja de velocidades-

Canapino: "A una vuelta y media del final, se nos trabó la caja y eso nos retrasó muchísimo. Una pena porque la remontada era muy buena. Ya estamos pensando en Neuquén."

Josito Di Palma (Torino N° 3)

1er entrenamiento: 44°  con 1:41.031 (a 10.426 del 1°)
1ra clasificación: 30° con 1:32.363 (a 1.695 del 1°)
2do entrenamiento: 28°  con 1:31.954 (a 1.476 del 1°)
Clasificación general: 31° con 1:31.851 (a 1.398 del 1°)
Serie: 15° largó 11
Final: abandonó -motor- (largó 42)

Di Palma: "Finde complicado. Se me rompió el motor. A trabajar para lo que viene."

miércoles, 14 de febrero de 2018

La "cucaracha" de Froilán

Deautosmotivo recurrió al archivo del periódico Arrecifes, en la Biblioteca Pública Municipal, para reproducir la nota publicada el 31 de marzo de 1950, con el título: “He aquí la obra maestra de Bernardo Pérez".

Horacio Bancalari, con entusiasmo  y pintoresquismo, describe detalles técnicos del auto y destaca el empeño de estos verdaderos artesanos que trabajaron en su construcción. La nota no tiene desperdicios y refleja una época del automovilismo argentino:

“Mucho se ha hablado de la < cucaracha > construida por Bernardo Pérez. Hasta los cronistas de la radio la elogiaron en sus charlas y, los mecánicos italianos la estuvieron admirando, cuando pasaron para Rosario. Es que, en realidad la maquinita preparada para fuerza limitada, es toda una obra  de arte, no por el bagaje de adornos que pueda exhibir, sino por el trabajo manual que es en síntesis la mejor expresión de la constancia y dedicación a un ideal convertido en realidad en las horas libres robadas al descanso. Porque, amigos lectores, haciendo honor a la verdad y justicia a su inspirador y quienes colaboraron en la misma, debemos decir que hay en cada una de las piezas que compone el conjunto de la máquina, algo de Bernardo Pérez, Jerónimo García, Alipio González y Juan Martín Biados, como así, también, algún suspiro de muchos de los amigos, que desde su punto de <mirones> no perdieron un detalle de su construcción.
“El chasis ha sido construido de exprofeso, alivianado en lo posible, como así endurecido en las partes vitales, montado sobre elásticos trasversales sobre el eje delantero  construido de exprofeso y la parte trasera montada en un diferencial Chrysler adaptado, sostenido con tensores de Ford V8, con amortiguación delantera a tijera e hidráulica para la parte trasera.  La bomba de freno es de Ford V8 y las ruedas  <Rudge> adaptadas. 

“En cuanto al motor es un Ford A, con tapa Miller, de lubricación forzada; el radiador es de Alfa Romeo y la dirección y caja de velocidades Fiat 525, con cuatro velocidades: tres delanteras y una de retroceso. El volante es de Bugatti y el tanque de nafta de capacidad para 42 litros.
“La carrocería ha sido diseñada en común, pero construida por el chapista Jerónimo García; es todo un alarde de tecnicismo si se tiene en cuenta que ha sido trabajada a puño  y que el mínimo detalle ha caído bajo el cincel y el empeño de su constructor.

El turno de los constructores
“La foto que ilustra este comentario, muestra el coche terminado, al que solo le falta la pintura y que, por una gentileza especial para ARRECIFES y exclusiva para la Argentina y todos los países del habla castellana fue tomada a pedido de Bernardo Pérez antes de embarcarse a Europa.


“Nos place hacer resaltar esto porque es la obra de un núcleo de personas jóvenes de nuestro pueblo que los enaltece y que nos enorgullece a nosotros los arrecifeños, que sentimos el terruño de corazón y no vacilamos en dar a conocer todo lo bueno que tenemos y producimos. Si bien es cierto que no se trata de algo imperecedero como las cosas que llenan el espíritu y viven a través de todos los tiempos, al menos conforta ver como siempre hay quienes desde el anonimato contribuyen con su dedicación e inteligencia al desarrollo y perfeccionamiento de la industria, como es en este caso, para la técnica mecánica, que en el injerto realizado por Bernardo Pérez, Jerónimo García, Alipio González y Juan Martín Biados han logrado el desiderátum del ideal para esta <cucaracha>, que algún día, si Dios quiere, la hemos de ver triunfar en manos de Pepe González y por la que ahora, han rechazado ofertas de cuarenta y cinco mil pesos que no pagan la labor de largas y pacientes noches en vela y de trabajo o el placer de extasiarse contemplándola indefinidamente como si aún no estuvieran conforme de haberla construido como es o les faltara algún detalle que la oportuna y divina inspiración les haga dar más perfección.” Horacio A. Bancalari

Fotos: arriba: los constructores rodeados por colaboradores y amigos, de izquierda a derecha: 1a fila: el 3ro, Jerónimo García, el sexto Martín Biados, Bernardo Pérez -camisa oscura- Alipio González, el último de la 1a fila. 
Fotocopia del periódico Arrecifes y abajo: Jerónimo García, Martín Biados y Bernardo Pérez.

martes, 13 de febrero de 2018

Aguirre, Paolucci, Castillo y Gil Bicella en Daytona 1998

Se cumplieron 20 años, de la participación de los argentinos Gastón Aguirre, Horacio Paolucci, Gabriel Castillo y Facundo Gil Bicella en las 24 Horas de Daytona de 1998, con el Oldsmobile Cutlass N° 56 del equipo Kreider. Finalizaron 35° en la clasificación general y 8° en GTI.


Entrenamientos y clasificación
"El equipo argentino que disputará las clásicas 24 Horas de Daytona con un Oldsmobile realizó ayer dos entrenamientos con vistas a la prueba. En la primer tanda, se ubicó 42º en la clasificación general y 12º en su clase. La segunda práctica no se pudo completar por un inconveniente en el motor. Por ese motivo largará hoy desde la última fila. El equipo lo integran Horacio Paolucci, Gastón Aguirre, Facundo Gil Bicella y Gabriel Castillo." (La Nación 31 de enero de 1998).



Una alegría para Ferrari en Daytona
Se le dio: la casa italiana ganó en el óvalo norteamericano después de 31 años. Los pilotos italianos Gianpiero Moretti y Mauro Baldi, el belga Didier Theys y el holandés Arie Luyendvk, a bordo del Ferrari 333 SP, se impusieron en las exigentes 24 Horas de Daytona. La anterior victoria de la casa italiana en esta clásica prueba de resistencia fue en 1967, con el neozelandés Chris Amon y el italiano Lorenzo Bandini.
El equipo argentino finalizó octavo en su Categoría tras completar 445 vueltas (2.549,405 km).

                                                                              Didier Theys, Gastón Aguirre y Mauro Baldi en Daytona 1998
Fotos: historiatc.com.ar y Gastón Aguirre

domingo, 11 de febrero de 2018

El sexteto arrecifeño en TC

Seis serán los representantes de Arrecifes en la temporada 2018 de Turismo Carretera:  Josito Di PalmaValentín Aguirre, Agustín Canapino, Nicolás Trosset Norberto Fontana y Juan Tomás Catalán Magni (ausente en la foto). 

Antecedentes
En 2003, también fueron seis los protagonistas del TC que representaron a la Cuna de Campeones:  José Luis, Marcos y Patricio Di Palma, Norberto Fontana –en su primera temporada en la categoría-, Gastón Aguirre –el padre de Valentín- y Julio Catalán Magni –nacido en Ushuaia y desde 1994 radicado en Arrecifes-. 
Aunque en 1971 Arrecifes tuvo 7 representantes en la categoría: Carlos Pairetti, Luis Di Palma, Carlos Marincovich, Néstor García Veiga –el Póquer de Ases- Carlos Giay, Rubén Bulla y Dario Di Palma –primo de Luis-.

Actualidad
El próximo fin de semana, cuando  en el autódromo de la ciudad de Viedma, Río Negro, se inicie la temporada 2018 de Turismo Carretera, así estará integrado el sexteto arrecifeño:

N°1 Agustín Canapino (28 años) – Chevrolet -
Debut: 2009 (10ª temporada) Carreras: 142 – Podios: 27 – Victorias: 7 – Series: 30 – Pruebas de clasificación: 3 – Campeonatos: 2 (2010 y 2017).
Equipo: SpeedAgro Racing – Chasis: Canapino Sport – motor: Lucas Alonso.

N° 3 Josito Di Palma (28 años) – Torino –
Debut: 2012 (7ª temporada) Carreras: 105 – Podios: 15 – Victorias: 6 – Series: 10 – Pruebas de clasificación: 5.  
Equipo: AA Racing Team– Chasis: Fabián Fuentes– motor: “Tono” Costantino.


                                  

N° 19 Norberto Fontana (43 años) – Chevrolet –
Debut: 2003 (16ª temporada)- Carreras: 230 – Podios: 28 – Victorias: 10 – Series: 30 – Pruebas de clasificación: 14 – Campeonatos: 1 (2006).
Equipo: Alifraco Sport– Chasis: Walter Alifraco – motor: Juan Bondaruk.


53 Juan Tomás Catalán Magni (19 años) – Dodge-
Debut: 2017 - Carreras: 1 – Podios: 1 – Victorias: 1 (con Juan Manuel Silva en los 1000 Km de Buenos Aires).
Equipo: Catalán Magni Motorsport– Chasis: Matías Crespi – motor: Daniel Berra.
N° 88: Nicolás Trosset (26 años) – Dodge –
Debut: 2014 (retorna este año y será su 2ª temporada en  la categoría.  El año de su debut ingresó en la Copa de Oro) Carreras: 18 - Equipo: Maquin Parts Racing – Chasis: Fabián Fuentes – motor: familia Soljan

N° 133 – Valentín Aguirre (21 años) – Dodge –
Debut: 2016 – Carreras: 2 (500 Km de Olavarría con Facundo Ardusso –Dodge-) y 1000 Km de Buenos Aires, en 2017, con Guillermo Ortelli y Diego Martínez –Chevrolet-) Podio: 1 (2° en los 1000 Km de Buenos Aires).
Equipo: JP Carreras– Chasis: JP Carrera – motor: Martín Costanzo.

1a carrera: 16 al 18 de febrero – autódromo de Viedma – Viedma Río Negro

Los arrecifeños en Viedma 2017

Agustín Canapino - PC: 8° - serie: 2° - Final: 2°
Josito Di Palma - PC: 1°  (x)- serie: 13° - Final: 23° y récord de vuelta.
(x) largó último la serie por una sanción (de la última carrera del año anterior) de la CAF -Comisión Asesora y Fiscalizadora de la ACTC-)
Norberto Fontana - PC: 39° (1) - serie: 13° - Final: 28°
(1) 6/10 de recargo, por cambio de motor.
"PC" pruebas de clasificación

Fotos: Edu Mani Pairetti, Largaron, Campeones, sitios oficiales:  Nicolás Trosset, Norberto Fontana y JP Carrera.

martes, 16 de enero de 2018

Pairetti, triunfo y despedida

 El 17 de enero de 1965, Carlos Pairetti lograba su segundo triunfo consecutivo en la II Semana de la Velocidad de Villa Carlos Paz. Diez días antes, había ganado con el Volvo 122 S en la Vuelta al Lago. Fue triunfo y despedida para el Chevrolet ex Néstor Marincovich

La carrera se desarrolló en dos etapas: 1a: Villa Carlos Paz-San Francisco, 393,843 kilómetros y San Francico-Villa Carlos Paz, 462 km. Para totalizar: 855,843 km. El arrecifeño también se adjudicó las dos etapas. La primera a 171,609 km/h y la segunda a 128,398 km/h.

El orden de largada se determinó por el resultado de las pruebas de clasificación: "realizadas en un circuito asfaltado improvisado del barrio 'Los Manantiales´, a raíz de haber quedado el de tierra en malas condiciones por la lluvia del viernes", refería la crónica de El Gráfico.
Carmelo Galbato hizo el "1". Pairetti, el "4".Lo curioso del caso es que Galbato llegó tarde a la largada y partió último, con 12 minutos de recargo.
 Ciani cruza un charco


Tragedia
A 5 kilómetros de General Fotheringham, el Dodge de Ángel Rosel  Meunier se desvió del camino e impactó contra una alcantarilla. En el accidente perdió la vida el piloto de Rufino y su acompañante Umberto Lorenzetti.

"Faltó muy poco para que la carrera quedara trunca en la primera etapa. Pairetti, que la había ganado, quedó tan consternado por la muerte de los dos grandes amigos suyos que no quería continuar. Únicamente el ruego de gente allegada a Meunier -su esposa, Ciani y Paulino-le hicieron cambiar de parecer. Accedió en última instancia y conquistó así su segunda victoria en la Semana convirtiéndose en su máxima figura y nuevamente en el n° 2 del ranking, su lugar habitual, y que le arrebatara Juan Manuel Bordeu con su triunfo en el Gran Premio". El Gráfico.
Norberto Polinori tampoco largó la segunda etapa en señal de duelo, por sus infortunados compañeros de ruta.

Laucha Ríos
En esta carrera, Héctor Ríos acompañó por primera vez a Pairetti.
“Es la carrera que más recuerdo. No sólo porque ganamos, sino por lo que nos pasó. El coche no daba más. Llovía, y teníamos que ir con los pantalones remangados porque entraba agua por todos lados. Íbamos hechos una sopa, pero contentos porque ganábamos la carrera”, recuerda Ríos.
Pairetti no mezquinó acelerador a la hora de clasificar

Clasificación general
1. Carlos Alberto Pairetti (Chevrolet) 5h53m35s4 a 145,252 km/h.
2. Oscar Eric Cordonier (Chevrolet) 6h07m38s0
3. Antonio Dionisio Bertolotto (Ford) 6h19m29s.2
4. Raul Carlos Chabert (Ford) 6h33m06s.4
5. Carmelo Galbato (Ford) 6h36m28s                  
6. Juan Mauricio Favuto (Ford) 6h51m15s0

Largaron: 23 participantes - Finalizaron: 6

Fotos: historiatc.com.ar

domingo, 24 de diciembre de 2017

Cástulo Hortal y los primeros laureles para Arrecifes

Mañana, 25 de diciembre,  se cumplirán 90 años del triunfo de Cástulo Hortal en Pergamino.

Con  su Studebaker superó a Carlos Zatuszek y su “ómnibus”. Apodo que los aficionados habían puesto al Mercedes Benz de 6 cilindros y 160 caballos que, con el compresor conectado, podía alcanzar los 160 km/h, según lo refería don Cástulo al recordar aquella victoria.

"Él (Zatuszek) tenía mucho más velocidad que yo y me alcanzaba al fondo de cada recta. En la curva, con un auto más liviano, le ganaba unos metros y me volvía a ir. Así anduvimos toda la carrera y yo estaba tan entusiasmado que di dos vueltas de más sin darme cuenta ¡Me tuvieron que parar! Al pobre Zatuszek no le gustó nada...Sin parar, siguió viaje a Buenos Aires..."

Hasta en Navidad
"La delegación del Automóvil Club Argentino aprovechó la Navidad para hacer correr una prueba en el circuito de Pergamino, con dos ilustres al frente de la exigencia. Cástulo Hortal (Studebaker) primero, en 3h2m14s (100,420 km/h) y Carlos Zatuszek (Mercedes) atrás, en 3h5m9s. El país no resultaba entonces ni ancho ni ajeno para el automovilismo deportivo. Estas son algunas de esas constancias". Historia deportiva del automovilismo argentino – Hombres, máquinas, circuitos – La Nación – Tomo I (Alfredo Parga).

25 de diciembre de 1927 - Delegación de Pergamino del A.C.A - Circuito 305 km.
1° Cástulo Hortal (Studebaker) 3h02m14s
2° Carlos Zatuszek (Mercedes)  3h05m09s
Promedio del ganador: 100.420 km/h.

Cástulo Hortal “El Pionero”
Nació el 15 de febrero de 1894 en Vega de Sariego, Oviedo, región de Asturias, España. Arriba a la Argentina el 17 de enero de 1908. El mismo día en que –por rara coincidencia- Juan Cassoulet pasa por Salto durante el raid que lo llevó a unir Buenos Aires con Córdoba.
El joven asturiano pronto consigue trabajo en un almacén, lugar que también le sirve de dormitorio, previa limpieza del local. Tanto esfuerzo se ve compensado con la alegría que experimenta un año más tarde al poder enviarle a sus padres el dinero que le habían facilitado para llegar a la Argentina.
Luego de unos años en  Pergamino, Hortal se traslada a Salto, donde comienza a vender automóviles con singular aptitud. En 1921, el activo vendedor de autos realiza sus primeras armas en el automovilismo deportivo, iniciando una trayectoria que finalizará en 1942. En su extensa campaña acumula, entre otros méritos, su participación en 21 grandes premios, según lo indica El Gráfico en un número especial publicado en 1944.
El debut se produjo en la ciudad de Mercedes, provincia de Buenos Aires, como preparador y acompañante de Oscar Genoud. Con un Studebaker finalizaron en el tercer lugar.
En noviembre de 1927 don Cástulo se radica definitivamente en Arrecifes. Desde ese momento, junto con el doctor Osvaldo Bracco y Pedro Lanata, entre otros, se convierte en uno de los principales impulsores del automovilismo deportivo. Uno de los primeros “revoltosos”, según la expresión de su esposa, doña Rosa Martínez

Admirador incondicional del Studebaker
“Me acuerdo que en un entrenamiento que hicimos juntos con Fernando Nery, Paris Giannini y Cástulo Hortal en 1925, de Villa María a James Craik, apenas unos 35 kilómetros, necesitamos un día. El barrial era tremendo y las zanjas estaban llenas de agua. Ibamos encontrando coches hundidos en ellas y Hortal, admirador de los Studebaker, cuando veía a uno lejos, decía ´No es un Studebaker´, y acertaba. Pero de pronto vimos a uno sumamente hundido y Hortal largó su estribillo. Era Studebaker”.
(del libro Medio Siglo de Automovilismo Argentino, de Ricardo Lorenzo  “Borocotó”).
En un reportaje de la revista Parabrisas Corsa, en 1966, don Cástulo recordaba que durante los diez años en que fue concesionario de la marca Studebaker vendió 300 unidades, cuando el Ford costaba 1.350 pesos y el Studebaker 2.995.
Sin embargo, Hortal no vaciló en anteponer sus principios y renunció a la concesión de la marca, cuando los importadores se negaron a facilitarle un automóvil para participar en un Gran Premio.Además, a su auto lo inscribió como: Arrecifes Racing Car.

Primer triunfo
El 12 de octubre de 1925 el Automóvil Club de Salto organiza una competencia sobre 240 kilómetros de recorrido (se utiliza un circuito trazado entre Salto y Gahan), la que es ganada por Cástulo Hortal (Studebaker), en 3h04m, a 78,260 km/h. Alterna estas actuaciones como piloto con la función de acompañante de Paris Giannini.

Principales actuaciones
Como acompañante de París Giannini
GP Nacional 1925: 2º
GP Nacional 1926: ab.
GP Nacional 1927: 2º
Como piloto
GP 1928: Ab. (Studebaker)
GP 1929: 5º (Studebaker)
GP 1930: 6º (Studebaker)
GP 1931: 9º (Arrecifes Racing Car)
GP 1932: 10º (Arrecifes Racing Car)
GP 1933: Ab. (Arrecifes Racing Car)
GP 1934: 16º (Hudson)
GP Internacional 1935: 2º (Chrysler Plymouth)
GP Internacional 1936: 7º (Plymouth)
GP Argentino 1937: 16º (Plymouth)
GP del Sur Argentino 1938: 10º (Plymouth)
GP Argentino 1938: 9º (Plymouth)
GP Internacional del Sur 1939: 10º (Plymouth)
GP Extraordinario 1939: 25º (Plymouth)
GP Argentino 1939: 25º (Plymouth)
GP Internacional del Norte 1940: 31º (Plymouth)
Premio Mar y Sierras 1942: 5º (última carrera de don Cástulo)

Máxima
“Hacer deporte no es correr como un loco detrás de un triunfo...basta con abrir huella para que los de atrás lleguen...” 

Lejos de suponer el alcance de sus palabras, Cástulo Hortal  fijaba una máxima para todos los habitantes de Arrecifes. Nueve décadas de automovilismo lo avalan. Antes de su fallecimiento, el 1º de julio de 1980, don Cástulo, orgulloso vio transitar a varios arrecifeños por esa huella que él abrió.







jueves, 14 de diciembre de 2017

Julio Pérez en el recuerdo


14.12.2017. El recuerdo permanente para Julio Pérez, al cumplirse hoy 77 años de su muerte, en las Mil Millas Argentinas de 1940.
Qué mejor manera para recordar al notable corredor arrecifeño que reproduciendo este magistral escrito de Ricardo Lorenzo “Borocotó” en su libro Medio Siglo de Automovilismo Argentino.
“Fotos tomadas por mi compañero Alberto Palazzo a Julio y Bernardo Pérez presenta a la pareja en un sincero y risueño abrazo. Fue el último que se dieron esos amigos. En otra tenemos a Julio junto a la puerta abierta de su máquina levantando un brazo en actitud de saludo. Significó su último saludo. Esa la publicamos a gran tamaño y con la necrológica que reflejaba  nuestro sentimiento por tan querido amigo. Años después, y yendo tras un pelotón de ciclistas rumbo a Rosario, penetré en un almacén de la ruta en busca de algún refrigerio para los corredores. 
Lo hice corriendo y me sorprendió un cuadro realizado con aquella página de El Gráfico. Al momento me produjo una afectuosa impresión: Julio me saludaba. Tan sorpresivo fue el encuentro, que en ese pequeñísimo instante, Julio estaba vivo. De inmediato la sonrisa mía se desvaneció y debe haber acusado mi rostro la amargura de la realidad, pero el de Julio seguía en el cuadro riendo, saludando, y así lo veo siempre que las circunstancias traen su recuerdo.
Cuando tenemos que evocar a una persona la ubicamos en una actitud determinada, en un momento que es el que se grabó en nosotros más firmemente que los demás. En mi caso particular Julio Pérez surge en aquel cuadro y en aquel almacén de la ruta. Es posible que ya no esté más en ese negocio y acaso ni el negocio exista, pero ahí está Julio y ahí estará mientras la vida me conceda el derecho de recordarlo.”  

Precisamente,  recuerdo que en la agencia Chevrolet, de Arrecifes,  en el salón donde se exhibían los automóviles,  también había  un cuadro de Julio Pérez, como el que mencionaba "Borocotó". A esa agencia concurría –en mi niñez- acompañando a mi padre en busca de algún repuesto para su taller. Esa agencia  no está  más. Quién sabe qué habrá pasado con aquél cuadro. Dónde estará.  Pero, para mí, Julio Pérez  está ahí y estará mientras la vida me conceda el derecho de recordarlo…

Julio Pérez
Nació el 6 de setiembre de 1907. 
Debutó en Arrecifes, en 1930: 1º en 2ª Categoría, con un Chevrolet 4. Participó en 7 Grandes Premios y 2 Mil Millas. Ganó dos etapas en el GP Internacional del Sud de 1939: la 8ª (Esquel – C. Rivadavia) y la 10ª (Patagones-Tandil). 
Mejores actuaciones: Gran Premio Virginio Grego, 1936: 4º - Gran Premio del Sud Argentino, 1938: 8º - Gran Premio del Sud, 1939: 2º. Siempre con Chevrolet.

Fotos: historiadeltc.com.ar

lunes, 11 de diciembre de 2017

Agustín Canapino, el campeón de las hazañas


Hace una semana, hablábamos de una definición “infartante” de Agustín Canapino al coronarse  por séptima vez campeón en Top Race V6Hoy, qué podemos decir de este nuevo logro  del Titán de Arrecifes en Turismo Carretera.

El  viernes, en la primera clasificación, por un error, que asumió como propio, parecía que se esfumaban sus posibilidades de pelear por el uno con Ardusso. Mientras que el de Las Parejas marcaba el 8° tiempo, el arrecifeño quedaba 36°: “se le retiró el tiempo de su vuelta rápida por superar el límite de pista permitido”. De todas maneras, ese registro lo hubiese colocado 23°. Ya que en el primer intento, Agustín se salió de pista y el deterioro de  la trompa mortificó el andar de la Chevy N° 6. El sábado viajó rápido. Pero la temperatura y el estado de la pista sólo le permitieron colocarse 17°. “Tengo auto para ir para adelante, eso me tranquiliza. Sé que el automovilismo es así. Lo bueno es que aprendí de lo que me pasó. No tengo bronca, porque no es la primera vez ni la última que voy a cometer una equivocación. Lo importante es sacar un aprendizaje y remediar el error, aunque si pierdo el título seguramente será por la equivocación del viernes”, admitió el campeón.
El domingo, el avance empezó en la serie: en el pique inicial superó  a Sergio Alaux, compañero de  fila. Y, más tarde, al Gurí Martínez. Finalizó cuarto, a 319/1000 de Facundo Ardusso.
El panorama para la final aparecía más claro, pero no sencillo. Largaba desde la undécima posición y Ardusso en la novena. Tampoco podía descuidar a su coterráneo Josito Di Palma, aunque más lejos en puntos, pero también con chance al título.
Con el trascurrir de las vueltas, se confirmaban los pronósticos optimistas de Agustín y los realistas de Ardusso: “Agustín demostró que tiene un auto con mejor ritmo. Falló por un exceso en la clasificación del viernes y ese error es el que termina penando para la serie. A nosotros nos está costando mucho mientras que él se muestra siempre más rápido. Además, demostró en Comodoro Rivadavia, que es un circuito complejo para  los sobrepasos, al igual que este, que tiene auto para avanzar.”
El Titán superó a Okulovich y se fue a buscar al de Las Parejas, sin desesperarse. Luego, fue el turno de Urcera y más tarde el de Josito. Mientras tanto, las vueltas parecían pasar con la misma velocidad que los TC giraban en pista. Superó también a Ugalde y se benefició con el pase y siga impuesto a Lambiris. Entonces, preguntó a su box -¿cuánto faltaba y qué necesitaba para ser campeón? -. La respuesta de su padre fue: “una vuelta y un puesto”. Una sentencia tan simple como dramática. “Encima, al viejo (por Alberto), por la  emoción, las palabras le salieron entrecortadas y confusas”, explicó en el despacho del intendente de Arrecifes, cuando la ciudad explotó en el festejo por los campeonatos de Valentín Aguirre y el suyo.
“Cuando vi el humito blanco  en la frenada de Ruggiero (Alan) me tiré con todo por el huequito que quedó. A todo o nada… Parecía mentira, parecía que todos se habían confabulado para hacerme creer que era el campeón”, comentó sonriente Agustín.

Una nueva página en la brillante historia de Agustín Canapino. También heredero de una tradición familiar en el automovilismo. El abuelo Alberto, que entre otros autos, trabajó en el Chevrolet de Néstor Marincovich. El papá Alberto con títulos en Turismo Carretera y TC 2000. Y, ahora, su hermano Matías que asoma en el TC Pista Mouras.
Camino al título

Viedma – PC: 8° - Serie: 2° - Final: 2°
Neuquén – PC: 13° - Serie: 11° - Final: 22°
Olavarría – PC: 11° - Serie: 10° - Final: abandonó (palier)
C. del Uruguay – PC: 9° - Serie: 3° - Final: 6°
La Pedrera I - PC: 3° - Serie: 1° - Final: 1°
Posadas – PC: 26° - Serie: 7° - Final: 14°
Paraná – PC: 4° - Serie: 1° - Final: 3°
1000 Km de Bs.As – Final: 40° (rotura de motor) piloto invitado: Federico Alonso
Termas de Río Hondo – Final: 8°
Concordia – PC: 3° - Serie: 1° - Final: 2°
La Pedrera II – PC: 2° - Serie: 1° - Final: 2°
Rafaela – PC: 16° - Serie:  4° - Final: 4°
Toay – PC: 3° - Serie: 1° - Final: 3°
Comodoro Rivadavia – PC: 12° - Serie: 3° - Final: 2°
La Plata – PC: 17° - Serie: 4° - Final: 4°

Nota: En los 1000 Kilómetros de Buenos Aires y en Termas de Río no se desarrollaron pruebas de clasificación ni series. 

Series: 5; podios: 7 (1 triunfo).

Equipo: Jet Racing
Motorista: Fernando García

Fotos: Télam y Clarín.com.ar


domingo, 10 de diciembre de 2017

Valentín Aguirre, Campeón Copa de Plata TC Pista


 Valentín Aguirre representa la tercera generación de su familia en el automovilismo.

El camino lo inició su abuelo Jorge que supo entreverarse en carreras de motos, Limitada del 27 y un par de competencias en el TC de los ‘60. Cuando colgó el casco acompañó las campañas de Carlos Pairetti y de Luis Di Palma, alternando con el automovilismo zonal como propietario de autos que se los cedió a varios pilotos arrecifeños. Luego, continúo como dirigente en la Federación Norte de Automovilismo. Presidía la entidad cuando falleció.

También Gastón, el padre de Valentín, compitió en el automovilismo zonal. Más tarde, pasó por el Supercart, Gran Turismo Americano (campeón 1998, 99 y 2000); Pick Up, Top Race,  Turismo Carretera y un par de participaciones en las 24 Horas de Daytona.

Con estos antecedentes familiares Valentín comenzó su derrotero en Karting, luego automovilismo zonal.  En 2015, inició su participación en TC Mouras y en 2016, ascendió a TC Pista  Hoy, a los 21 años, logró la Copa de Plata en la categoría . Además, finalizó 2° en los 1000 Kilómetros de Turismo Carretera (con Guillermo Ortelli y Diego Martínez) e incursionó también Top Race V6. Siempre de la mano del equipo JP Carrera.

 Rumbo al título:

Viedma - PC: 3° - Serie: 2° - Final: 3°
Neuquén – PC: - Serie: - Final: 20°, a 4 vueltas
Olavarría – PC: 15° - Serie: excluido (1) – Final: abandonó
(1) “por conducta  antideportiva”
Concepción del Uruguay – PC: 14° - Serie: 4° - Final: 1°
La Pedrera I – PC: 26° - Serie: abandonó – Final: 17°
Posadas – PC: 5° - Serie: 3° - Final: abandonó
Paraná – PC: 19° - Serie: abandonó – Final: 8°
Buenos Aires – PC: 7° - Serie: 3° - Final: 3°
Termas de Río HondoPC: 1° - Serie: 1° - Final: 1°
Concordia – PC: 2° - Serie: 1° - Final: 2°
La Pedrera II – PC: 6° - Serie: 7° - Final: 10°
Rafaela – PC: 9° - Serie: 3° - Final: 8°
Toay – PC: 4° - Serie: 1° - Final: 1°
Comodoro Rivadavia – PC: 2° - Serie: 1° - Final: 1°
La Plata – PC: 2° - Serie: 3° Final: 5°

Resumen 2017 en TC Pista

Pruebas de clasificación: 1; Series: 5; podios: 7 (4 triunfos)


Foto: JP Carrera y motoresapleno.com.ar


martes, 5 de diciembre de 2017

AGUSTÍN CANAPINO, EL SEÑOR TRV6

No fue  fácil el camino de Agustín Canapino y el MS Sportteam para la obtención del campeonato 2017 de Top Race V6.  Menos aún la definición en la última carrera: no exenta de dramatismo y refriegas; tal como lo había anticipado clarín.com: “Agustín Canapino hizo la pole y sueña con el título. El piloto de Arrecifes le descontó un punto a Altuna, el líder del campeonato. Se espera una final infartante.”

Pero antes de llegar a esta “infartante” carrera, el Titán de Arrecifes clasificó 9 veces en los cinco primeros puestos. En Concordia le retiraron los tiempos (había clasificado 2°) por técnica: “una cinta pegada en la puerta de su auto”. Sobre 15 carreras (en 11 fechas) sumaba 9 podios -5 triunfos- y una exclusión en Resistencia, Chaco, por: “maniobra peligrosa en perjuicio de Mauro Giallombardo.” Su peor resultado: 19°, en la primera de las dos carreras de Concordia, por rotura del neumático trasero derecho. El sábado pasado obtenía el mejor tiempo en clasificación y  el domingo finalizaba tercero y se adjudicaba su séptimo campeonato en la categoría y el undécimo en el automovilismo: Copa Mégane, 2007, TC Pista, 2008, Turismo Carretera, 2010 -el campeón más joven- y Súper TC 2000, 2016.
 Reconocimiento en la Municipalidad de Arrecifes









Camino al título

26.02 – Paraná I PC: - C: 3°
19.03 – Río Cuarto PC: 3° C: 3°
09.04 – Salta PC: 1° - C: 1°
30.04 – Resistencia PC: 1° - C1: excluido C2: 7°
28.05 - Buenos Aires PC: 4° C: 6°
18.06 – San Juan PC: 2° - C1: 7° - C2: 1°
23.07 – Concordia PC: s/tpos – C: 19°
20.08 – Rosario PC: 2° - C: 2°
16.09 – General Roca PC: 1° - C1: 1° - C2: 1°
15.10 – Oberá PC: 1° - C1: 1° - C2: 10°
12.11 – La Plata PC: 11° - C: 3°
03.12 – Paraná II PC: 1° - C: 3°

Nota: PC: pruebas de clasificación; C: carrera C1 y C2: carrera 1 y 2

Agustín Canapino - Personal

Nació el 19 de enero de 1990
Debut en el automovilismo a los 15 años, en la Copa Mégane
Primera carrera en TRV6: 2008
Poles en TRV6: 42
Triunfos en TRV6: 40 y 1 en TRV Series, como piloto invitado de Lucas Guerra.
Títulos: 7

Fotos: tycsport.com; carburando.com.ar; toprace.com; Eduardo Pairetti




martes, 21 de noviembre de 2017

El temblor de Octavio Suárez

 (Foto: Suárez, en Arrecifes 1973)

Deautosmotivo es un blog que recrea la historia automovilística de Arrecifes. Sin embargo, en esta oportunidad vamos a dar paso a Miguel Ángel Garín que nos acercó una nota sobre el vuelco que protagonizaron los "Hermanos Suárez" en la Vuelta de Chivilcoy de 1972 y que despertó en él un recuerdo imborrable. 

Lo curioso es que 45 años más tarde nos enteramos que habíamos coincidido con Garín en el mismo lugar. Ya que junto con Oscar Giacone nos habíamos instalado sobre el techo de la estación de servicios, para cubrir la información de la carrera para "Motores en Marcha" (LT 24, Radio San Nicolás) que dirigían los recordados periodistas Arnaldo Torresi y José María Bertosi. Desde allí vivimos la misma escena que recuerda nuestro amigo y que a continuación transcribimos.

Un recuerdo de algunos años.....
EL TEMBLOR DE OCTAVIO SUAREZ
Por Miguel Garin
El domingo 12 de noviembre de 1972 junto a mi amigo Juan Manuel Paramio asistí a la tercera Vuelta de Chivilcoy de Turismo Carretera.
Vimos aquella carrera en la intersección de la ruta provincial 51 con el acceso a la ciudad de 25 de Mayo y elegimos ese lugar porque queríamos ver a los pilotos participantes, que venían desde Chivilcoy, frenar, rebajar, doblar a la derecha y acelerar.
Desconocíamos entonces que estábamos en los finales de un formato de carreras que pertenecía al pasado, en este caso con el empleo de un circuito de casi 130 kilómetros de radio, que se debería recorrer en cuatro vueltas, pasando por nuestra ciudad de 25 de Mayo, por Bragado, Alberti y llegada al punto de partida.ubicado en el cruce de la ruta nacional 5 con la 51.
No recuerdo bien el desarrollo de la carrera, porque esta prueba me quedó grabada por otro motivo, como ya lo veremos a lo largo de la nota, no obstante y dentro de lo que podía producir en esa época el Turismo Carretera la competencia fue entretenida con diversos pilotos disputándose la punta.
Cuando al siglo XX aún le quedaban 28 largos años de existencia, y cuando ya llevamos transcurridos 17 del siglo XXI, todavía me asombra que aquel gran circuito se lo recorriera en 35 minutos….
En la última vuelta de la carrera el primero era Eduardo Giordano, que finalmente fue el vencedor y segundo estaban los Hnos. Suárez a no mucha distancia.
En ese orden llegaron al punto en el que estábamos presenciando la prueba. Pasó Giordano y enseguida llegó Suárez; frenó y rebajó y ya en la curva derrapó, el coche se trabó y volcó hacia el lado externo donde había un playón de una estación de servicio causando desbande en un grupo de espectadores, afortunadamente no muy numeroso, ninguno de los cuales quedó lastimado.
El vuelco, pese a su aparatosidad, no fue un accidente grave.- La curva era lenta, y el coche luego del tumbo quedo apoyado en sus cuatro ruedas.- Inmediatamente tanto el piloto, Octavio Suárez como el acompañante, su hermano Pedro, se bajaron del coche sin la ayuda de nadie.- Ambos resultaron ilesos.
 Eduardo Giordano, ganador en Chivilcoy


 Rody Marincovich y Malnatti

Unos minutos después cuando se dio por finalizada la carrera, cruzamos la ruta 51 y fuimos al lugar donde permanecía el auto.
Allí vi algo que me extrañó sobremanera.
Octavio padecía una crisis nerviosa.- El temblor le recorría todo el cuerpo desde la frente hasta los pies.- También tenía episodios de llanto.- Nunca vi nada igual. 
Solo la voz calma la voz serena de su hermano Pedro hacía el efecto de atemperarle el ánimo.
Ver a ese hombre tan grande físicamente, que era capaz de manejar con solvencia un auto de carrera, que podía hacer promedios de 220 kilómetros por hora, temblar como un niño, me provocó una enorme ternura.
En primer lugar porque no tenía pudor en mostrar el drama que estaba sufriendo, siendo que a la mayoría de los seres humanos solemos tener recatos, vergüenzas, inhibiciones que nos impiden exhibir nuestras emociones públicamente.
Y en segundo término por la actitud de su hermano, cuatro años menor, por cómo lo contenía, “bueno Octavio –le decía mientras lo abrazaba- tranqulizate que estás conmigo”.-
Recuerdo que en ese momento pensé ¡qué buen hermano es!
Las preguntas que me hice durante muchos años fueron ¿por qué esa crisis? ¿Era posible que un hombre ya acostumbrado a los rigores de la velocidad, sufriera tal conmoción? 
Preguntas que no me pude responder y así al temblor de Octavio Suárez, con el tiempo, le descubrí otra dimensión.
Luego de este episodio, la vida, como siempre lo hace, siguió imperturbable su marcha por el infinito devenir del tiempo.- Y el Turismo Carretera también.
Asimismo a los hermanos Suárez, en lo automovilístico, aún les quedaban muchas cosas lindas que decir.
No puedo afirmar que a partir de aquel día me hice hincha porque no es verdad, pero sí que a partir de entonces tuve un interés especial en ellos, algo que me inducía a estar pendiente de sus desempeños o de conocer noticias suyas.
Unos días después se disputó el Gran Premio de la Montaña, una carrera en varias etapas, de montañas algunas, de llanuras las otras, por caminos de la provincia de Córdoba, en total 1.291 kilómetros.
Es lógico que no asistieran a esa prueba.- Seguramente se quedaron en el taller enderezando el Dodge Polara.-
Pero sí fueron a Zapala, el 17 de diciembre, a la última carrera del año, en la que tuvieron una buena actuación, fueron quintos en la serie y quintos en la final. Fue el día que se definió el campeonato a favor de Gradassi en su lucha con Estéfano.
1973 fue el mejor año
Comenzó su actuación con la primera carrera del año el 25 de febrero con la Vuelta de Chivilcoy en la que resultaron terceros.
Un mes después se corrió en 25 de Mayo, donde fueron novenos en la serie y sextos en la final.
El 29 de abril se disputó la Vuelta de Tandil, en el circuito Fortabat de Olavarria, con una sola carrera final a treinta vueltas.- Fueron quintos.-
Hasta que el 13 de mayo, con gran alegría, se les presentó la gloria en Salto, lugar en el que ganaron de forma irrefutable.
La jornada fue rica en variables, en circunstancias, y a partir de mitad de carrera las cosas se presentaron del siguiente modo: por el lado de Ford los hermanos Ricardo y Juan Carlos Iglesias marcharon uno detrás del otro para ir mas rápido.- Haciéndolo así podían doblegar al Dodge de Suárez que corría solo pero si alguno de ellos paraba o se retrasaba, el otro solo no podría mantenerse adelante y eso fue exactamente lo que sucedió.-
Dos semanas después repitieron el triunfo en Arrecifes, con enorme repercusión en la prensa, que comenzó a barajar su nombre como posibles campeones.
El primero de Julio se volvió a correr en Chivilcoy, esta vez fueron segundos.
En Laboulaye fueron décimos, pero con recargo de un minuto y luego de hacer el récord de vuelta.
En Pergamino volvieron al triunfo, en un día aciago por las muertes de César Malnatti y su acompañante Miguel Gorosito.-
El 13 de agosto se corrió la Vuelta de Olavarría, donde ganaron su serie y abandonaron en la final.
El 9 de septiembre en Mendoza y el 7 de octubre en Viedma abandonaron.-
El 11 de noviembre en 25 de Mayo fueron segundos en su serie (que ganó Héctor Moro) y terceros en la final y en el Gran Premio de la Montaña, última carrera del año, abandonaron.-
Terminaron terceros en el computo general del año, detrás de los Ford Falcon oficiales de Nasif Estéfano y Héctor Luis Gradassi, y delante de los también Falcon de Ricardo y Juan Carlos Iglesias.
En 1974 volvieron a ganar, otra vez en Salto, y luego se mantuvieron como protagonistas en todos los años sucesivos.
Poco a poco nos fuimos acostumbrando al rol de dirigente que asumió Octavio como presidente de la Asociación de Corredores de Turismo Carretera.
En el carácter de tal tuvo una fuerte ilusión que pudo llevar a cabo: la de conseguir que la entidad se constituyera en fiscalizadora de las carreras de TC, algo que hasta entonces estaba reservado solamente al Automóvil Club Argentino.
Tanto en lo deportivo como en lo dirigencial demostró carácter, temperamento, firmeza.-
El 2 de septiembre de 1984, luego de un largo período de sequía de triunfos, volvió a ganar, en la ciudad de La Banda, provincia de Santiago del Estero.- Ya no lo acompañaba Pedro, porque entre ambos se habían puesto de acuerdo en que lo mejor, por las dudas, era que uno de ellos permaneciera en tierra.
De esa forma llegó Suárez al 23 de septiembre de 1984, el último día de su vida, mientras disputaba la Vuelta de Benito Juárez, en el circuito de Tandil.
Tuvo una muerte horrorosa, porque el auto se salió del camino, dio varios tumbos y luego se prendió fuego; hubo entre los espectadores presentes quién dijo que tenía un brazo aprisionado, de ser así seguramente eso le impidió escapar……
Yo estaba escuchando la transmisión de la carrera por la radio y en ese momento viví una profunda consternación.
No sé lo que hice.- No sé si seguí escuchando la radio, si hablé con alguien, no sé, no lo recuerdo.
Lo que sí sé es que me llevé la palma de la mano a la frente y que sentí que la intriga que me había acompañado durante tanto tiempo, de golpe se había resuelto, porque entendí qué cosa era lo que le había sucedido a Octavio Justo Suárez en 25 de Mayo, once años atrás.
Entendí que aquella crisis nerviosa, que era angustia y no terror, que era zozobra, desconsuelo y no susto, fue un atisbo de su destino, una conexión a su propio futuro, como si hubiera tenido por los caminos inciertos que suelen llevar las premoniciones, una sospecha de lo que le esperaba.

Fotos: historiatc.com.ar